Toda la información y obras de Miret, Josep

manufacturer_43.jpg?time=1555281574

Josep Miret Aleu (Barcelona, 1912 - Palma 1999)

Miret nació en Barcelona en 1912. En sus inicios recibió nociones de Joan Baixas y tuvo grandes influencias de Joaquim Mir, pero no fue hasta 1940 que inició su vida profesional, exponiendo de manera individual en Barcelona. A partir de ahí, su obra llegó a otros lugares del territorio español, como el País Vasco, o a otros países europeos como Francia o Alemania, e incluso alcanzó el continente americano. A partir del 1945 se traslada a Mallorca de manera permanente, donde desarrolló una amplia obra centrada mayoritariamente en la costa de la isla. En su vida en Mallorca expuso en los más importantes espacios como el Círculo de Bellas Artes. Como artista íntegro, los materiales utilizados pasaron por el dibujo, la acuarela, el óleo o la cerámica. Su pintura inicial presenta un gran cromatismo, pero a medida que va avanzando, el tono de su obra es más idílico y distante. A lo largo de su trayectoria fue galardonado numerosas veces, entre ellas recibió el primero premio del Museo Balear, así como medallas del Salón de Otoño de Palma. Finalmente, falleció en Palma en 1999, dejando a su paso casi sesenta años de esplendidas obras de la costa mallorquina.

Fuentes: https://www.ultimahora.es/noticias/cultura/1999/02/07/974383/fallece-josep-miret-famoso-por-paisajes-del-norte-mallorca.html // http://artbogarra.com/autores/jose-miret/ // http://www.galeriagabrielvanrell.com/artistas/104/

    • Novedad

    Miret, Josep. Cala Deià.

    Precio 3.495,00 €

    Josep Miret, 81 x 100 cm, óleo sobre tela. Representación del paisaje marítimo de Cala Deià, con formaciones rocosas y vegetación. La paleta es viva e intensa, desde azules oscuros, turquesas y verdes para reproducir los colores de la costa mallorquina, así como un claro uso de colores cálidos para la tierra y las formaciones rocosas. El mar se forma a partir de pinceladas meditadas que crean un efecto de realismo y movimiento. Es un maravilloso ejemplo de un día soleado en la costa de la isla, que consigue reproducir los matices tonales que crea una intensa luz solar bañando la cala de Deià.