Gil, Guillermo

Guillermo Gil Pons (Establiments, 1936)

Gil Pons nació en Mallorca en 1936. Su primera exposición tuvo lugar en 1965, y desde entonces ha expuesto en numerosos lugares como Palma, Barcelona o Valencia, así como en importantes galerías alemanas.

Su estilo se caracteriza por un posimpresionismo clásico, ligado a la temática del costumbrismo mallorquín, como vemos en sus mercados o en las representaciones del interior de los pueblos, así como de paisajes de la Sierra de Tramuntana. Cabe destacar su perfecto dominio de la técnica, que le permite realizar maravillosas transparencias para así reproducir los colores del agua de la costa mallorquina. Su paleta viva y saturada sigue creando a día de hoy maravillosas obras que reflejan en grandes lienzos toda la esencia de la isla.

Fuentes: http://www.galeriagabrielvanrell.com/artistas/104/ // https://www.laventanadelarte.es/exposiciones/galeria-gabriel-vanrell-galeria-d-art/illes-baleares/palma-de-mallorca/paisajes-de-mallorca/36840 // https://www.museodeartesdecorativas.com/museo-de-artes-decorativas-de-mallorca/exposici%C3%B3n-guillem-gil/

Gil, Guillermo

Gil, Guillermo

  • Gil, Guillermo. Marina, Deià

    Precio 1.495,00 €

    Guillermo Gil, 60 x 73 cm, óleo sobre tela. Obra de principios del 2000, en la que experimenta con una pincelada más corta para dar más movimiento y vigorosidad al mar, dejando el protagonismo a las rocas que rodean la cala en tonos cálidos y grisáceos a la vez para destacar los efectos de la luz; al fondo una casita que apenas se reconoce, para dar un efecto de profundidad y lejanía.

  • Gil, Guillermo. Deià

    Precio 1.495,00 €

    Guillermo Gil, 60 x 73 cm, óleo sobre tela. Obra de finales de la década de los ochenta, en la que experimenta con una visión más impresionista del paisaje mallorquín. Hay un claro predominio de los tonos grisáceos, para dar un efecto de profundidad y lejanía. Aparece magníficamente representada la atmósfera invernal a punto de una puesta de sol. Todos estos matices fríos contrastan con los tonos verdes, naranjas y ocres que dibujan el primer plano con las casas como tema protagonista.

  • Gil, Guillermo. Casa...

    Precio 1.495,00 €

    Guillermo Gil, 60 x 73 cm, óleo sobre tela. Obra de finales de la década de los noventa, en la que experimenta con una visión más academicista del paisaje mallorquín. Hay un claro predominio del verde, en superposición sobre los azules grisaceos con morados de las montañas, para dar un efecto de profundidad y lejanía. Todos estos matices fríos contrastan con los tonos verdes, naranjas y ocres que dibujan el primer plano con la casa como tema protagonista.

  • Gil, Guillermo. "Tard. Deià"

    Precio 2.400,00 €

    Guillermo Gil, 89 x 130 cm, óleo sobre lienzo. Esta obra representa las vistas hacia el mar desde las montañas de Deià, a partir de distintos tonos de azul para crear el cielo y el mar. Las rocas, en primera instancia, presentan colores amarillos y grises, así como los árboles con matices verdes. Al fondo se representan las montañas con colores grises y tonos lilas para crear el efecto de profundidad.

  • Gil, Guillermo. Son Anglada.

    Vendido

     ¡VENDIDO!  Ver precio de salida

    Guillermo Gil, 38 x 46, óleo sobre tela. Esta obra de 1982 se adentra en una etapa de Guillermo Gil donde se acerca al posimpresionismo. La pincelada es rápida y viva, con un claro predominio de verdes en tonos pastel para recrear la vegetación que envuelve la finca de Son Anglada, con la casa en el centro de la composición.

    • ¡Buen precio!

    Gil, Guillermo. Pueblo...

    Precio base 795,00 € -50% Precio 397,50 €

    Guillermo Gil, 38 x 46, óleo sobre tela. Representación de un pueblo de la Serra de Tramuntana, a partir de colores vivos y saturados que nos recuerdan a los tonos fauvistas. La pincelada, con exceso de material, es rápida para representar plantas, mientras que es más meditada en lo que respecta a las casas y detalles arquitectónicos.

  • Gil, Guillermo. Marina de...

    Vendido

     ¡VENDIDO!  Ver precio de salida

    Guillermo Gil, 73 x 92 cm, óleo sobre tela. Obra de las últimas décadas, en la que experimenta con una visión más academicista del paisaje mallorquín. Hay un claro predominio del azul, mezclado con verdes y turquesas par resolver el agua, y con morados para dar un efecto de profundidad a partir de las montañas del fondo. Todos estos matices fríos contrastan con los tonos naranjas y ocres que forman las rocas en primera instancia, y dejando entrar las ramas de un árbol dentro de la composición.