Filtrar por

Horrach Bibiloni, T.

Tomàs Horrach Bibiloni (Palma, 1947 - 2012)

 Mantuvo una relación muy próxima con los artistas que formaron el movimiento surrealista en la isla (el grupo La Latina). Inició sus estudio en la Escuela de Artes y Oficios de Palma y continuó formándose en Barcelona donde se tituló en Escola Superior de Belles Arts Sant Jordi. Inicialmente accedió a formarse en la escuela de arte abstracto, pero decepcionado por la deriva que cogía este movimiento más allá de la década de los 60, sobre todo por la transformación del arte como un mero producto mercantil del cual se exprimían suculentos beneficios más allá de la calidad plástica de la propia obra, decide encaminarse en el movimiento más academicista o artesano de la pintura de paisajes, bodegones, naturaleza muerta y figuras; todo ello aplicando una técnica excepcional que creó escuela en Mallorca. A su regreso de Barcelona se estableció en Palma y dio clases en la misma Escuela de Artes y Oficios de Palma, donde se iniciara, como profesor de dibujo artístico hasta 1986; alternaba las estancias entre esta ciudad y Saint-Malo (de la Bretaña francesa), donde sus exposiciones eran muy bien recibidas y reconocidas. Allí conoció a su mujer Edith. Impartió clases de plástica y dibujo en la Escuela de Arte de Huesca entre los años 1998 y 2009/10. Su vida transcurrió entre la docencia, la pintura y la contemplación para después plasmar en sus cuadros lo observado y analizado. En la composición de los mismos muchas veces dejó un halo de simbolismo. Su obra deja entrever en sus sutiles pinceladas un lenguaje propio. A sus 60 y pocos años abandonó la docencia definitivamente y continuó hasta el final de sus días una enconada lucha intelectual contra la vulgarización y la prostitución del arte y de la propia producción artística falta de valores. Admirador de la obra de Kandinsky y Malevich, quería enseñar a los jóvenes a diferenciar el camino de lo no academicista, del camino a la vulgaridad y ordinariez en la concepción y creación de una obra de arte. Murió en Palma, en su casa, un 30 de diciembre antes que se acabara el año 2012 y un día antes de sus 65 años. Posiblemente, en reposo, la muerte le llegara en estado contemplativo y con poco dolor.

Fuentes: http://horrach.blogspot.com.es/2013/01/tomas-horrach-in-memoriam.html // http://www.mallorcadiario.com/Sociedad/muere-el-pintor-tomas-horrach-bibiloni-114925.html

Imagen: https://horrach.blogspot.com/2013/01/tomas-horrach-in-memoriam.html retrato de Francesc Grimalt

Horrach Bibiloni, Tomàs

Horrach Bibiloni, T.

  • Horrach Bibiloni, "Camp i...

    Precio 3.700,00 €

    Horrach Bibiloni, 65 x 92 cm, óleo sobre lienzo. La escena viene representada a partir de tonalidades de verde y azules combinados con tonos cálidos para recrear la tierra y la vegetación de Mallorca. El estilo academicista viene dado por una pincelada simple y meditada.

  • Horrach Bibiloni. Pla de...

    Precio 3.500,00 €

    Tomás Horrach Bibiloni, 65 x 81 cm, óleo tierra. Pintura al óleo de Horrach Bibiloni plenamente representativa de toda su obra; de una magnífica factura y gran realismo. Contiene elementos muy recurrentes en toda su carrera, como son las vacas y los molinos. Esta vista es un paisaje de Palma muy reconocible para cualquiera que haya aterrizado en el aeropuerto de Son Sant Joan de Palma, porque se haya en un radio de 10 km al rededor del mismo. Tomàs fue un pintor como pocos que consiguieron plasmar en sus cuadros la luz y la atmósfera de la isla de Mallorca. Es una obra imprescindible para cualquier coleccionista de la pintura paisajista de Mallorca del siglo XX. 

  • Horrach Bibiloni. Nenúfares

    Precio 3.200,00 €

    Tomàs Horrach Bibiloni, 97 x 146 cm, óleo sobre lienzo. Pintura al óleo de gran tamaño de Horrach Bibiloni plenamente representativa de toda su obra; de una magnífica factura y gran realismo y simbolismo. Para ello hacía servir esta planta como motivo entornándolas de tonos frios y relajantes . Tomàs fue un pintor como pocos que consiguieron plasmar el simbolismo en el mismo paisaje mallorquín. Desconocemos si los nenúfares pertenecen a algún jardín de Mallorca, probablemente, de ser así, lo envolviera, en su composición, de una cierta fantasía onírica.