Celiá, Bernardí

Bernardino Celiá Colom (Sóller, Mallorca, 1921-1985)

Nació en Sóller en 1921. En sus primeros años fue discípulo de Josep Ventosa, hasta que en 1947 lleva a cabo su primera exposición en Sóller, para más tarde trasladarla en otros lugares como Barcelona o Valencia, o fuera de España como Bruselas o Anvers.

Su obra se centra en los paisajes de la Costa Norte de Mallorca. La gran influencia que comporta la Escuela de Pollença supone dejar de lado el puerto de Sóller y representar lugares como el Torrent de Pareis, Sa Calobra, o el lugar donde vivía, Ca’n Pinya. Su obra destaca por la intensidad y la fuerza conseguidas gracias a las masas de colores dispuestos como un conjunto casi abstracto, que nos lleva a una visión intuitiva del mismo paisaje. También se caracteriza por la profundidad y su particular uso de las luces y las sombras, que lleva a su obra a ser muy representativa dentro de la pintura mallorquina del siglo XX.

En su trayectoria fue galardonado con numerosos premios, como en el  Certamen de Pintura de Paisatge i Costums. A día de hoy, Bernardino Celiá es un referente dentro del paisajismo mallorquín.

Celiá, Bernardí

Celiá, Bernardí

  • Celiá, Bernardí. Alaró.

    Precio 2.800,00 €

    Bernardino Celiá, 60 x 73 cm, óleo sobre tela. Pintura de estilo postimpresionista. Representa una vista del pueblo de Alaró en el centro, con las montañas en segunda instancia. La paleta se mueve entre tonalidades verdes claras y oscuras, así como ocres y marrones claro. En el primer plano, la pincelada es dinámica y rápida para crear efectos de movimiento en la vegetación, usando colores más claros, dando así luz a la composición, mientras que en las montañas los colores se vuelven oscuros y las masas de pintura más leves, creando un conseguido efecto de profundidad. Este es un claro ejemplo postimpresionista dentro de la pintura de Celiá, y de su uso exclusivo de colores para crear los efectos de luz y sobra de las montañas mallorquinas.

  • Celiá, Bernadí. Grises,...

    Precio 3.900,00 €

    Bernardino Celiá, 89 x 116 cm, óleo sobre tela. Pintura postimpresionista, paisaje montañoso con un fuerte predominio de azules y verdes que crean las sombras y la profundidad de la composición. En primer término encontramos laderas verdosas, mientras que al fondo podemos divisar las montañas junto con las nubes resueltas con pinceladas ágiles. Las masas de pintura crean un efecto de movimiento que nos obliga a llevar a cabo un proceso de intuición visual. La pintura de Celiá se encuentra dentro del postimpresionismo, lo que le lleva a renunciar al dibujo y centrarse en el uso exclusivo de colores y pincelada libre.