Filtrar por

Carbonero, María

Maria Carbonero Barceló (Palma, 1956)

María Carbonero nace en Palma el año 1956, desde temprana edad siente gran atracción por la pintura, y su admiración por los cuadros de Amadeo Modigliani siendo una niña, marcará su formación en el futuro. Hacia la década de los 70 se trasladará a Barcelona para seguir sus estudios de bellas artes, en 1981se licencia en Bellas Artes por la Universidad de Barcelona. En 1982 realiza su primera exposición en la Galería Joaquim Mir de Palma. En la primera mitad de esta decada experimentará con la abstracción, compartiendo tiempo y dedicación con su buen amigo y artista Ramón Canet. Pero superada la mitad de la década, la artista hace una aproximación a la obra del que estudió y admiró desde su niñez Modigliani e inicia una marcada etapa en su obra, retratando rostros y figuras, la mayoría de mujeres, en un entorno oscuro, ciertamente miserable; estos rostros y estas figuras muestran soledad y desasiego; rostros oscuros de ojos cansados y cabellos alborotados. El cromatismo en sus cuadros aparece y desaparece; en su paleta destacan el "negro", el blanco, el gris, el rojo, el amarillo y el azul. El trazo, la pincelada, es dura y rigida y el resultado es una pintura más libre y matérica que se aleja de cuaquier academicismo y se aproxima a una pintura más primitiva, en una busqueda constante de la sencillez. Hacia los años 90 las pinturas son en gran medida negras, grises y blancas, sustituyendo al colorido de las corridas de toros y los temás de gitanas que ha realizado hasta finales de los 80.

El año 1995 es el inicio de una etapa fundamental en su carrera. Realizará su viaje al continente africano donde coincidirá con el artista Miquel Barceló en la ciudad de Mali. A partir de entonces sus cuadros recuperan el cromatismo incorporando los ocres, para representar los tejidos africanos y el rastro étnico de los pueblos que visita y sus mujeres; para sus retratos, a partir de ahora acentuará los rasgos, serán estos los famosos cuadros de mujeres africanas con labios muy grandes, grandes aros como pendientes, miradas penetrantes y ojos avellanados. Intercala obra más intimista de pequeño formato con cuadros de gran formato reclamados para ser expuestos en las mejores galerías europeas, Alemania, Francia, Italia y en toda la peninsula. A partir del año 2000, después de su último viaje a Senegal, María Carbonero hace un giro hacia una pintura más expresionista, reposada y los motivos muestra un estado de mayor relajación, claro ejemplo serán la serie de cuadros en los que pinta a su gata Lola que se deja retratar apenas sin inmutarse. También son de esta epoca los cuadros de sus "nadadores". Destaca su obra gráfica de gran belleza y que produce en 6A, su taller de grabación compartido con otros artista como Ramón Canet. En las últimas décadas ha recuperado el paisaje para sus cuadros con títulos como Arrabal, Azabache i Buba; e incorpora nuevos elementos sobre la superficie del cuadro.

María Carbonero fue reconocida en 2010 como artista del año por la Conselleria d'Educació i Cultura del Govern de les Illes Balears.

“Yo pinto lo que veo, pinto el mundo”. Maria Carbonero, El País 1985 

Fuentes: https://casalsolleric.palma.cat/portal/PALMA/solleric/RecursosWeb/DOCUMENTOS/1/0_87704_1.pdf // https://www.diariodemallorca.es/sociedad-cultura/2010/03/25/solleric-condensa-rostros-maria-carbonero/556384.html // https://elpais.com/diario/1985/03/04/sociedad/478738803_850215.html // http://www.galeriadionisbennassar.com/artistas/maria-carbonero/

Imagenes: https://www.pinterest.es/pin/291889619568670668/?lp=true // https://www.diariodemallorca.es/sociedad-cultura/2010/03/25/solleric-condensa-rostros-maria-carbonero/556384.html

Carbonero, María

Carbonero, María

    • ¡Buen precio!

    Carbonero, Maria. Retrato...

    Precio base 600,00 € -30% Precio 420,00 €

    María Carbonero, 80 x 60 cm, litografía. Obra gráfica de mujer posando con copa y botella de vino o licor detrás suyo. El personaje muestra un estado relajado y por el vestido, se deduce de fiesta nocturna. Lo temas trasnochados van a ser frecuentes en la década de los ochenta por esta artista. Plasma en ellos el hastío y el conformismo de sus personajes, mayoritariamente mujeres, por el devenir de la vida.